miércoles, 13 de agosto de 2014

TIEMPO NUBLADO EN LA CORTE SUPREMA

Un futuro incierto se avecina en la Corte Suprema de Justicia de la Nación que en los próximos meses podría verse disminuida a menos de cinco miembros como exige la ley 26.183 sancionada durante el gobierno de Néstor Kirchner.
La muerte inesperada de la jueza Argibay ha desequilibrado al tribunal constitucional argentino dejándolo con seis jueces, a lo que deben sumarse la anunciada renuncia del juez Zaffaroni que dejaría su cargo a fines de diciembre de este año –según se dice en los pasillos de Comodoro Py-, la delicada salud del juez Petracchi que padece una penosa enfermedad de difícil pronóstico y la avanzada edad del juez Fayt.
Carmen Argibay, una jueza que se mantuvo independiente y supo cosechar un merecido respeto en el foro federal
Este cuadro de situación podría desencadenar en cualquier momento de aquí a diciembre de 2015, fecha en que debería asumir un nuevo gobierno en la República, la necesidad de nombrar a un nuevo o nuevos jueces en la Corte.
Sin embargo esto no es lo que preocupa en verdad a quienes transitan el cuarto piso del Palacio de Justicia, ya que difícilmente el kirchnerismo logre reunir los dos tercios de los miembros presentes del Senado para dar acuerdo a un candidato del ejecutivo a meses de un cambio de administración. Esto es sabido en Olivos y en la Corte.
El peligro para el Tribunal radica entonces no en la necesidad de que un nuevo juez sea nombrado para integrar los cinco vocales que constituyen la Corte, sino en que se haga uso –y abuso- de la nómina de conjueces esa vacante hasta que el gobierno que se haga del poder en el 2015 imponga un candidato a ministro de la Corte Suprema.
Una lista de profesionales fuertemente comprometidos con el gobierno representa para la casa Rosada algo mucho más interesante que una estéril contienda por imponer a un juez de la Corte en un año electoral, con los eventuales costos que implicaría una derrota en ese campo.
Los integrantes de esa lista - León Arslanian, Tomás Hutchinson, Ernesto Marcer, Héctor García Cuerva, Arístides Corti, Carlos Carcova, Walter Huggias, Gustavo Ferreyra, Ricardo Nissen, José Chiricos, Gustavo Ferreyra y Arístides Corti-, que dicho sea de paso es de dudosa constitucionalidad ya que no fue acordada con los dos tercios de miembros del Senado que se requieren para ser juez de la Corte, pueden ser mucho más lucrativos en términos políticos para el oficialismo, al menos para cerrar rápidamente algunas fisuras de cara a una derrota electoral.
Para la Corte, por el contrario, una integración de este tipo por un período prolongado representaría un problema institucional mayúsculo, ya que no sólo pondría en jaque a una muy devaluada seguridad jurídica, sino que podría representar cambios en doctrinas consolidadas por una mayoría transitoria o circunstancial.

Veremos que depara el destino, mientras tanto oremos por la salud de los jueces actuales, quizás resulte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor deja tu opinión, queremos saber que pensás e incluso debatir si tenes ganas. Los comentarios formulados a este blog no se moderan ni se efectúa censura de ninguna especie.