jueves, 18 de septiembre de 2014

LA STALINIZACION DE LA ECONOMIA

Ayer fueron sancionadas las modificaciones al texto de la ley de abastecimiento de 1974. Esta ley otorga facultades desproporcionadas al Poder Ejecutivo para intervenir y entorpecer la actividad económica de los argentinos. Es increíble que la ceguera política de los senadores, primero, y diputados luego haya conducido a la sanción de esta aberrante reglamentación cuya aplicación sólo traerá más pobreza y falta de trabajo al país.
Jurídicamente, la ley de abastecimiento, es un acto de voluntarismo político por el que se pretende modificar una realidad que es producto de la peor gestión económica que ha padecido el país.
Pensar que porque una ley habilita a un funcionario público a disponer que los costos de producción de preservativos no pueden superar los 90 centavos y que por esa razón no pueden ser vendidos al público a más de 1,20 pesos por unidad, es un planteo digno de un idiota y parece que en ese universo se encuentran la mayoría de los funcionarios del plantel económico.
No tiene mucho sentido explayarse en esta líneas sobre cómo se forman los precios o sobre que es la teoría subjetiva del valor, pero si tiene sentido señalar que nada bueno saldrá de la aplicación arbitraria de una ley infame que violenta la integridad del ordenamiento jurídico constitucional del país, comenzando por el preámbulo y siguiendo con los artículo 14, 16, 17, entre otros muchos.
Patricia Bullrich la más dura opositora que el kirchnerismo ha encontrado en el Congreso, tras oponerse decididamente a la sanción de la ley de abastecimiento, presentó un proyecto para que se de inicio al juicio político al multiprocesado Vicepresidente de la Nación Amado Boudou. 

Patricia Bullrich fue la única legisladora que puso las cosas en su verdadera dimensión cuando les recordó a los diputados la advertencia que el artículo 29 de nuestra Constitución Nacional hace al Congreso respecto de la concesión al Poder Ejecutivo de facultades extraordinarias o sumisiones o supremacías por las que las fortunas de los argentinos queden a merced del gobierno o persona alguna. Y  les recordó que actos de esa naturaleza, como la ley que se estaba votando, llevan consigo una nulidad insanable y sujetan a quienes las formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los INFAMES TRAIDORES A LA PATRIA.
Esta ley es una más de las que deberán ser derogadas cuando se vaya la dictadura kirchnerista, salvo que el futuro gobierno aproveche la volada y la deje vigente por si las moscas, después de todo el texto original de este régimen opresivo data de 1974.

Ojo con las leyes que de aquí hasta diciembre de 2015 sancione el Congreso ya que seguramente habiliten al PEN para cualquier tropelía y exceso. 
Una buena aplicación de la ley de Abastecimiento sería que se pongan precios populares a las habitaciones de los hoteles de CFK en el sur así pueden ir todos y todas a pasar las vacaciones 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor deja tu opinión, queremos saber que pensás e incluso debatir si tenes ganas. Los comentarios formulados a este blog no se moderan ni se efectúa censura de ninguna especie.