jueves, 25 de septiembre de 2014

NO A LA RANA HERVIDA

La vida de los otros, es un film que todos los defensores del derecho a la privacidad debemos ver. La sensación de opresión que produce la vigilancia del Estado sobre los individuos esta magistralmente representada en esta película.
Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad actual es que se ha acostumbrado a la violación de su derecho a la intimidad, de su esfera de privacidad vital e inalienable, por parte del Estado.
De manera gradual y en la última década con cierta brutalidad y prepotencia el Gobierno nacional ha avanzado sobre la información de los ciudadanos por diversos medios de recolección. Ya han pasado la viejas épocas del peronismo prehistórico donde existían los encargados de manzana que daban cuenta de los movimientos de vecinos. Transitamos una nueva etapa de la humanidad, una etapa tecnológica que trae aparejadas tantas ventajas como desventajas. De paso te pregunto ¿has protegido la dirección IP de tu notebook? OJO.
www.noip.org.com es un site que te provee gratuitamente la versión básica de un programa de IP dinámica que protege a tu computadora de ser identificada por particulares o por espías.
La contracara de este avance sobre la privacidad de los individuos ha sido una negativa constante a la sanción de una ley de acceso a la información pública como herramienta de control sobre las conductas estatales por parte de la comunidad. Además hay que agregar el desmantelamiento o la anulación de todos los organismos de control administrativo como la Auditoria General de la Nación –AGN-, el Defensor del Pueblo de la Nación y por supuesto el manejo escandaloso del ministerio Público Fiscal –PGN- y de la Unidad de Información Financiera –UIF-.
Esta discrecionalidad, rayana en la arbitrariedad, ha sido de tal magnitud que la ONG Asociación por los Derechos Civiles –ADC- debió demandar y llevar ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación al PAMI para poder conocer el gasto de la pauta publicitaria de ese organismo administrativo. En aquella oportunidad el Dr. Hernán Gullco, en una exposición brillante, requirió en audiencia pública a los Ministros de ese tribunal que establecieran un estándar inteligible en virtud del cual los argentinos pudieramos hacer uso del control republicano que implica conocer en que gasta el Estado el patrimonio común de los tributos de los habitantes del país o acceder a cualquier otro tipo de información que haga a la cosa pública.
La deformación producida por el endiosamiento del Estado bajo una falsa concepción paternalista impuesta durante los últimos 12 años por el gobierno kirchnerista, ha tenido como costo político una discrecionalidad escandalosa en la utilización de los fondos de patrimonio estatal y una necesidad imperiosa de mayor control sobre la disposición de los patrimonios privados.
Y como es lógico, si el Estado es bueno, es un padre que nos protege a todos en todo momento, como se nos puede ocurrir dudar y querer saber que hace con los fondos que administra. Proponer una idea de esta especie es casi un acto terrorista.
Existe una relación directa entre la discrecionalidad en el gasto público y las restricciones indirectas a la privacidad que sufrimos los argentinos. La ecuación es muy fácil, mientras mayor sea la información que maneja el Estado de los habitantes, mayor es la posibilidad de disponer de sus bienes de manera directa e indirecta y de presionar a los individuos para que asuman tal o cual conducta.
Sólo así se entiende la voracidad de información que tiene la AFIP, la ANSES, Migraciones o la Aduana. Para que necesita saber el Estado en que gasto mis ingresos si lo único que debiera importarle es que haya pagado los tributos proporcionales a la declaración jurada patrimonial que se me exige.
Que necesidad tiene el Estado de saber cuanto gasto en el supermercado obligando a dichos comercios a evitar facturar por mas de 1000 pesos, lo que conduce en la actual decadencia del sistema económico argentino a unos U$S 62,50 -he tomado el valor del dólar libre a $16 por cada 1 U$S- o, peor aún, para que quiere saber mis gastos de tarjeta de crédito de donde se debitan la prepaga del grupo familiar, sus gastos en supermercado, librerías, gastronomía o datos más sensibles en la actualidad como pueden ser las suscripciones a publicaciones y periódicos pertenecientes a la corpo. Ni hablar si algún iluso para un hotel alojamiento con esa tarjeta, seria como sacar el gordo de navidad.
El Estado te vigila en las redes sociales, no critiques a CFKK
El gobierno kirchnerista con la honestidad brutalidad de las dictaduras, acostumbradas a la impunidad, ha reconocido hace pocas semanas que realiza actividades de inteligencia interior al controlar las redes sociales, algo que esta absolutamente prohibido por la ley.
Hoy nuevamente el régimen ha elevado la manecilla del gas para que el agua que hierve a la rana se caliente un poco más. La Administración Federal de Ingresos Públicos nos ha dado a conocer que quienes viajen al exterior deberán contestar 32 preguntas sobre cuestiones vinculadas al viaje, gastos, fondos, etc. Preguntas ciertamente ridículas a los efectos tributarios. Poco después el manda más de ese organismo de represión kirchnerista se apuro a declarar, para tranquilidad de los ilusos y preocupación del resto, que esas preguntas se instrumentaban a través de la AFIP pero que eran para la Secretaria de Migraciones.
Pocos han tomado consciencia de la enorme cantidad de información que maneja el Estado respecto de cada uno de nosotros.
No basta para esa magnitud de datos contar con el “habeas data” como herramienta de la garantía de la privacidad, poco puede ayudar ese proceso especial para frenar a un gobierno acostumbrado a la impunidad y al que seguramente no le hará mella una orden judicial para exponer la totalidad de la información que posea de un individuo particular.
La situación es muy grave porque afecta directamente el ámbito más privado de cualquiera de nosotros, nuestra intimidad, nuestro espacio de recogimiento.
No se ustedes, pero me molesta muchísimo la intromisión del Estado en mis decisiones personales y no estoy dispuesto a regalar el artículo 19 de la Constitución Nacional a una banda encaramada en el poder.
Ministro Axel  Kicillof y Ricardo Echegaray
Las diputadas nacionales Laura Alonso y Patricia Bullrich rápidamente tomaron la iniciativa y citaron a Ricardo Echegaray a la Cámara de Diputados para que de explicaciones, sin embargo ellas solas no podrán detener este avance sobre la privacidad, es menester que todos aquellos que tengamos pensado viajar, oportunamente articulemos una acción de amparo planteando la inconstitucionalidad de esta medida restrictiva del derecho a la privacidad.
Diputadas Nacionales Patricia Bullrich y Laura Alonso, rápidamente reaccionaron contra la intromisión inconstitucional del Estado en el ámbito privado de los argentinos y citaron a Echegaray al Congreso a que de las explicaciones del caso.

Recordemos que cada uno de nosotros desde su individualidad somos quienes estamos mejor posicionados para defender nuestros derechos constitucionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor deja tu opinión, queremos saber que pensás e incluso debatir si tenes ganas. Los comentarios formulados a este blog no se moderan ni se efectúa censura de ninguna especie.